RFID

En este globalizado y automatizado mundo en el que vivimos, cada vez cobra más importancia en la industria la identificación y trazabilidad de cualquier producto. En los últimos años, en el crítico apartado de la logística podemos encontrar particularmente la tecnología ya muy madura de la identificación por código de barras, con sus correspondientes variantes. Esta tecnología la encontramos en casi cualquier producto que se comercializa por lo que nos resulta muy familiar.
rfid_inlayPero desde hace algunos años está disponible la tecnología RFID (RadioFrequency IDentification), cuya descripción más detallada podrá ver en la sección "¿cómo funciona?". Está tecnología esta basada en la lectura de unos datos sin el contacto físico entre la etiqueta con el chip (tag, inlay...) y el dispositivo lector. Hace tiempo que se desarrollaron ciertos "mitos" basados en falsas expectativas acerca de las bondades de esta tecnología, que en algunos casos no se podían cumplir, por lo que no se ha utilizado en la práctica todo lo podría haberse utilizado. Con el tiempo y la madurez de las tecnologías de lectura, especialmente con la aparición de la segunda generación (GEN2), aunado a la disminución constante del precio de los tags ha hecho que en la actualidad tenga aplicaciones reales, prácticas y con un retorno de inversión (ROI) bastante rápido.